Atrapados en Tinder: Вїhemos perdido la capacidad para sujetar?